Fatiga Segunda Parte

Posted by Carlos García Villanueva 7 de marzo de 2010 0 comentarios

Precauciones en el hogar
A continuación se presentan algunos consejos para reducir la fatiga:
Dormir todas las noches de modo adecuado, regular y la misma cantidad de horas.
Conservar una dieta saludable y balanceada, y beber abundante agua a lo largo del día.
Hacer ejercicio regularmente.
Aprender mejores formas de relajación. Ensayar con yoga o meditación.
Conservar un horario de trabajo y personal razonable.
De ser probable, cambiar las situaciones estresantes. Por ejemplo, cambiar de trabajo, tomar vacaciones y efectuar ajustes en la relación de pareja.
Tomar multivitaminas. El médico debe orientar acerca de qué es lo mejor.
Evitar el consumo de alcohol, nicotina y drogas.
Si el individuo padece de dolor y molestia crónico o de depresión, su alivio a menudo ayuda con el problema. de la fatiga. A pesar de esto, algunos medicamentos antidepresivos pueden causar o empeorar la fatiga. Igualmente, es probable que se deban ajustar los medicamentos para evitar este problema. NO se debe cambiar ni dejar de tomar ningún medicamento sin antes consultarlo con el médico.
Los estimulantes (incluyendo la cafeína) NO son métodos de tratamiento efectivos para la fatiga y realmente pueden empeorar el problema cuando se suspenden. Los tranquilizantes también tienden a la larga a empeorar la fatiga.

Lo que podría suceder en el consultorio médico
El médico elabora la historia clínica y lleva a cabo un examen físico completo prestando atención especial al corazón, los ganglios linfáticos y la glándula tiroides. El individuo que realiza el examen puede indagar sobre el estilo de vida, hábitos o los sentimientos del paciente.

Comuníquese con su médico si es que
Se debe consultar con el médico de inmediato si el individuo:
Está confundida o mareada.
Tiene la visión borrosa.
Tiene muy poca orina o nada de orina o se ha hinchado recientemente y ha ganado peso.
Llamar al médico si el individuo:
Muestra debilidad o fatiga continua e inexplicable, especialmente si está acompañada de estado febril o disminución de peso involuntaria.
Muestra estreñimiento, piel reseca, incremento de peso o intolerancia al frío.
Despierta y se vuelve a dormir muchas oportunidades mientras la noche.
Sufre de dolores en la cabeza.
Está tomando algún medicamento, ya sea recetado o no, o está consumiendo drogas que pueden causar fatiga o somnolencia.
Se percibe triste o deprimida.
Padece insomnio.

0 Responses so far.

Publicar un comentario